Soneto circular (Rakel Álvarez)

Publicado el 6 March 2011
Archivado en Violeta HerGon | Salir del comentario

Besos muertos y lágrimas enjutas.

Su corazón estaba cubierto de palabras calladas que penetraban inconscientes, a veces, por ratos pequeños y oscuros.

Se miró a esa ventana y contempló una imagen lejana. El azar se le había quedado enredado en los gestos y allí estaba ahora, ahogando un no sé qué tan larguísimo y tan denso que apenas la dejaba respirar.

Eran muchos años de dudas. Algo se había quedado en el aire nocturno de aquelllas calles y Larema, pese al tiempo transcurrido, no había sido capaz de hilvanar. Era tan necio hacerlo sola. Tan tonto pretender llegar como única superviviente a la orilla. Tan inútil, además, tan sumamente costoso que decidió rendirse sin antes caminar. Rendirse ante un destino pesado y contundente. Amargamete intolente.

Esa mañana alguien tostó el sol y preparó con blancas manos amantecadas un lento café de sueños ¿Para qué volver?

Larema suspira y pasa unas manos de ángel sobre los cabellos que cuelgan coquetos. Los recoge con un simple gesto, vuelve la vista al cuarto y decide empeñarse en vivir…

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

Comentarios

No hay mas respuestas

debes estar Registrado para realizar un comentario