Caricias- (Gabriela Mistral)

Publicado el 15 November 2012
Archivado en General | Salir del comentario

Madre, madre, tú me besas,

pero yo te beso más,

y el enjambre de mis besos

no te deja ni mirar…

Si la abeja se entra al lirio,

no se siente su aletear.

Cuando escondes a tu hijito

ni se le oye respirar…

Yo te miro, yo te miro

sin cansarme de mirar,

y qué lindo niño veo

a tus ojos asomar…

El estanque copia todo

lo que tú mirando estás;

pero tú en las niñas tienes

a tu hijo y nada más.

Los ojitos que me diste

me los tengo de gastar

en seguirte por los valles,

por el cielo y por el mar…

Gabriela Mistral, es la poetisa chilena más conocida de todo el mundo. Nacida en Vicuña, Chile en el año 1957, fue la primera persona en Latinoamérica en ganar el Premio Nobel de Literatura.

El poema “Caricias” es parte del libro “Ternura”. Es un poema octosílabo en el que cada verso tiene 8 sílabas.

El tema general del poema es el amor de un niño hacía su madre. A través de varias comparaciones y metáforas, Gabriela nos dice cómo los niños siempre creen que los padres son los mejores del mundo y de la adoración que un niño le profeta a su madre día a día.

Es tanto el amor, que pareciera incluso que se este refiriendo al complejo de Edipo. En parte una autobiografía, en parte un homenaje a su propia madre.

Mistral, fue una de las personas más controversiales de la época. A su llegada a Nueva York, se enamora de la poetisa Doris Dana, teniendo la primera relación lésbica abierta. Por este motivo, parte de sus poemas se muestra el amor hacía mujeres, como si se tratara de amor de pareja.

En la primera estrofa de “Caricias”, ya nos da la pauta que se trata de un niño “Madre, madre, tu me besas”. La comparación de una abeja que entra al lirio y no se escucha su aletear es una comparación clara del resguardo de la madre con su hijo que lo cuida hasta cuando esta junto a ella. El amor de madre sigue hasta el final de la vida, hasta el cielo y hasta el mar, marcando un amor infinito y para siempre.

Un poema hermoso, para regalar en el día de la madre o en cualquier día que queramos distinguir a quien nos dio la vida.

Comentarios

No hay mas respuestas

debes estar Registrado para realizar un comentario