El fantasma y yo (Amado Nervo)

Mi alma es una princesa en su torre metida, con cinco ventanitas para mirar la vida. Es una triste diosa que el cuerpo aprisionó y tu alma, que desde antes de morirte volaba, es un ala magnífica, libre de toda traba… Tú no eres el fantasma: ¡el fantasma soy yo! ¡Qué entiendo de las cosas! […]

« Volver