Encantamiento (Salvador Pliego)

¡Qué libre de pájaros eres! En el fresco de la tarde asciende por tus muslos el rumor de los albores y el anís espolvoreado. Intensamente eres otra. ¿O soy yo que en ese aliento de timbales me disipo en la música indispensable de tu estancia? ¡Jamás tocarás los mares ni las celdas de las olas!… […]